logo ausum cloud

MVP Software: qué es y por qué implementarlo en la nube

El ratio de éxito en el mundo Startup es tan solo de un 10 %, o lo que es lo mismo, 9 de cada 10 proyectos fracasan. Diseñar y lanzar un MVP software (Minimum Viable Product) se ha convertido en una estrategia excelente de cara a no unirse a esta terrible tendencia, permitiendo probar el producto y ver cómo se ajusta al mercado antes de invertir una cantidad importante de dinero.

En este artículo, más allá de repasar qué es un MVP en desarrollo de software, cuáles son sus características o qué ventajas ofrece, analizaremos por qué su implementación en la nube se ha convertido en la mejor opción para los desarrolladores.

¿Qué es un MVP en Software?

Un Producto Mínimo Viable en software, o simplemente Software MVP, es una versión simplificada de un programa que tan solo contiene las características y funcionalidades esenciales para resolver un problema y proporcionar valor inmediato a los usuarios.

El desarrollo se enfoca en construir una versión que podría ser considerada como en fase pre-alfa temprana, y que tiene como único objetivo validar la viabilidad del producto y obtener feedback por parte del usuario. Tan solo hay que centrarse en implementar las funcionalidades más básicas y esenciales que permitan a los usuarios comprender la idea general del producto. A partir de ahí, se puede recoger y analizar la retroalimentación para mejorar y expandir el producto.

Este es un concepto que se popularizó gracias al libro de Eric Ries “The Lean Startup”, donde se indica que cualquier nuevo proyecto de software debe lanzarse un MVP con las funcionalidades y esfuerzo mínimo que permita validarlo con potenciales clientes.

Características de un MVP Software

Algunas compañías creen estar construyendo un MVP software cuando en realidad están sobrecargando su producto con características innecesarias o que no son relevantes para el objetivo para el que se ha propuesto.

Un verdadero MVP se centra en lo esencial, siguiendo los principios de simplicidad, eficiencia y facilidad de uso. Y para que sea considerado como tal, y no como una versión alfa o beta, debe cumplir con ciertas características:

  • Funcionalidades básicas: el MVP debe incluir solo las funciones más básicas y esenciales que permitan a los usuarios entender el valor del producto.
  • Diseño: debe tener un diseño simple y una interfaz de usuario intuitiva, pero nada espectacular. El objetivo es probar la funcionalidad, no la estética.
  • Valor: debe proporcionar valor inmediato a los usuarios, resolviendo un problema o satisfaciendo una necesidad específica.
  • Rapidez de desarrollo: aunque no hay un tiempo estipulado para el desarrollo de un MVP, ya que depende de múltiples factores, es fundamental que este sea lo más rápido posible. De 1 a 3 meses es un plazo razonable.
  • Ágil: el desarrollo de un MVP se basa en metodologías ágiles, lo que significa que el resultado debe ser adaptable, escalable y flexible para permitir cambios, seguir iterando e introducir mejoras rápidamente en función de la retroalimentación de los usuarios.
  • Coste reducido: debe ser económico en términos de tiempo y recursos invertidos, permitiendo a las empresas minimizar el riesgo financiero mientras validan su idea en el mercado.
  • Valor: por encima de todo, debe proporcionar un valor inmediato a los usuarios, resolviendo un problema o satisfaciendo una necesidad específica. El MVP debe ser capaz de demostrar su propuesta de valor y justificar su existencia.

¿Qué ventajas ofrece un software MVP?

Un software MVP ofrece varias ventajas tanto para startups como para empresas establecidas. Algunas de las más destacadas son:

    1. Validación: permite realizar una prueba de concepto que permita verificar si hay demanda real para el producto antes de invertir en su desarrollo completo.
    2. Retroalimentación temprana: podemos obtener comentarios de los usuarios reales rápidamente, lo que ayuda a ajustar y mejorar el producto de acuerdo con las necesidades y expectativas del mercado.
    3. Reducción del riesgo: al desarrollar solo las funcionalidades básicas, se minimizan los costes iniciales de desarrollo, reduciendo el riesgo de fracaso y pérdida de la inversión a su mínima expresión.
    4. Optimización de recursos: el equipo de desarrollo puede concentrarse en las características más importantes, evitando el desperdicio de recursos en funcionalidades no esenciales.
    5. Lanzamiento rápido: Facilita un lanzamiento más rápido al mercado, lo que es crucial en industrias competitivas.
    6. Iteración ágil: permite realizar mejoras y entregar nuevas funcionalidades de forma rápida y continua, basándose en la retroalimentación recibida.
    7. Atracción de inversores: un MVP exitoso demuestra la demanda del mercado y al disponer de argumentos reales, será más sencillo atraer a más inversores
    8. Mejora de la propuesta de valor: la retroalimentación temprana permite refinar la propuesta de valor del producto para alinearse mejor con las necesidades de los usuarios.
    9. Fomenta la innovación: permite probar nuevas ideas y conceptos con un riesgo limitado, fomentando la innovación continua y el aprendizaje rápido.
    10. Desarrollo centrado en el usuario: fomenta un enfoque de desarrollo centrado en el usuario, asegurando que el producto final realmente resuelva los problemas y satisfaga las necesidades de los usuarios.

Software MVP y cloud computing: un binomio perfecto

El diseño y lanzamiento de MVP en el desarrollo de software, así como el uso de metodologías ágiles como Scrum o Kanban dentro de la industria, ha estallado gracias, en gran parte, a las facilidades ofrecidas por el cloud computing. Casi en paralelo al auge de los MVP, el cloud computing ha transformado la industria del desarrollo de software, haciendo que pasar de la teoría a la práctica sea algo sencillo.

El cloud computing, y en específico los proveedores de la nube pública como AWS, Azure o Google Cloud, ofrecen todas las herramientas y servicios necesarios para lanzar software MVP cumpliendo con las características propias de este producto. Y lo hace de una forma tan sencilla y práctica que parece que la nube se ha diseñado específicamente para su implementación:

  • Infraestructura: los servicios de la nube proporcionan una infraestructura fácil de implementar y de alta disponibilidad que permite a los desarrolladores centrarse en la creación del MVP sin preocuparse por la gestión del hardware.
  • Escalable y adaptable: ofrece una gran variedad de servicios clave y fácil de implementar que se adaptan a cualquier tipología de software. Estos se pueden escalar o reducir según las necesidades, lo que lo hace perfecto para el modelo de desarrollo iterativo y adaptable de los MVP.
  • Pago por uso: este modelo de facturación permite a las empresas pagar solo por los recursos de cómputo que realmente necesitan y utilizan, optimizando los coses y eliminando la necesidad de inversiones iniciales altas en hardware.
  • Colaboración y accesibilidad: los equipos de desarrollo pueden acceder y trabajar en el proyecto desde cualquier lugar, así como colaborar de forma eficiente gracias a herramientas de gestión de proyectos, control de versiones y comunicación en tiempo real.
  • Seguridad: los servicios de la nube ofrecen medidas de seguridad sólidas y actualizadas, lo que reduce el riesgo de brechas de seguridad. Además, muchas plataformas de nube ofrecen cumplimiento de normativas, lo que es esencial para MVPs en industrias reguladas.
  • Monitorización: la nube proporciona herramientas avanzadas de monitorización y análisis que permiten a los equipos de desarrollo rastrear el rendimiento del MVP en tiempo real, identificando problemas y optimizando el producto de acuerdo con los patrones de uso de los usuarios. Además, la recopilación de datos en tiempo real ayuda a tomar decisiones informadas para futuras iteraciones y mejoras del producto.

Asimismo de todo esto, tras confirmar que nuestra idea y MVP es válido, el desarrollo puede continuar bajo la misma infraestructura, sin necesidades de realizar grandes cambios. Esto habilita una entrega continua y rápida de nuevas características y mejoras, pasando a la construcción del producto final sin realizar migraciones o ampliar una infraestructura propia.

Ausum Cloud protección de datos en la nube

¿Estás a punto de lanzar un MVP o ya tienes un producto de software que quieres seguir escalando? En Ausum Cloud ofrecemos servicios de consultoría, diseño y gestión de infraestructuras en la nube pública para proyectos como el tuyo. Con un equipo de expertos cloud, podrás olvidarte de los aspectos técnicos y centrarte en lo que realmente importa: desarrollar tu producto y hacer crecer tu negocio. ¿Hablamos?