Avatar

Ausum Cloud


29 Sep 2020

El impacto del COVID-19 ha cambiado, como era de esperar, las prioridades de inversión en IT de las empresas tanto en 2020 como en 2021. Según un estudio de Spiceworks Ziff Davis sobre el estado de IT en 2021, el 76% de las empresas contempla cambios en el departamento de TI a largo plazo, situándose el teletrabajo como uno de los principales aspectos a fomentar y mantener en el futuro cercano. Sin embargo, la adopción de la nube, que crecía a doble dígito en España, mantendrá su crecimiento al menos en el próximo año y medio debido a las necesidades de continuidad de negocio en la mayoría de sectores económicos, el peso creciente de los equipos en remoto, y la transformación cultural de muchas compañías hacia entornos digitales.

En esta nueva situación, la optimización de costes es un punto fundamental donde las estrategias financieras y tecnológicas convergen y deben encontrar la mejor manera de cooperar para cumplir los objetivos de ambos departamentos. Dicha colaboración tendrá previsiblemente tres focos de actuación:

  • ahorro de costes ligados al trabajo en remoto
  • ahorro de costes ligados a procesos de negocio no esenciales
  • y aumento de la eficiencia ligado a los nuevos métodos de trabajo

Pero, una vez aclaradas las prioridades del negocio, tenemos que formularnos la pregunta clave: ¿cómo podemos contribuir a esta reducción de costes desde el departamento IT? Pues bien, hay una serie de estrategias que debemos tener en cuenta y sobre las que los equipos de IT trabajarán en los próximos meses:

Reducción de costes en administración y despliegue

Al confiar en proveedores de servicios de nube, la empresa puede optimizar la dedicación de recursos a actividades de administración, permitiendo que el equipo de IT pueda centrarse en aquellas actividades donde añade mayor valor. De igual forma, en entornos Cloud es el propio proveedor quien se hace cargo de mantener el hardware y software operativo, así como de garantizar la seguridad y privacidad de la información y el cumplimiento de las normativas internas de nuestra empresa.

Este factor es especialmente importante en un momento como el actual, donde las empresas no solo deben habilitar entornos de trabajo remoto, sino también responder a los crecientes ataques cibernéticos que pueden sufrir (y que probablemente sufrirán). Y es precisamente aquí donde la nube aporta más valor, ofreciendo una infraestructura disponible, escalable y segura para impulsar la productividad de los equipos en remoto con una experiencia de escritorios virtuales mejorada, además de funcionalidades de administración y seguridad unificadas y eficaces tanto en el ámbito de la prevención como del disaster recovery.

Pero las oportunidades no solo están en IaaS. Nic Wang, Technical Lead en la Universidad de Calgary, afirma que “al utilizar Microsoft 365 hemos eliminado la antigua necesidad de nuestros administradores de sistemas de instalar actualizaciones y parches, lo que se ha traducido en enormes ahorros de costes. Además, la migración a Office 365 ha disminuido en gran medida el footprint de nuestra infraestructura y, por ello, ha reducido significativamente nuestras inversiones en capital de IT y nuestros costes operativos, simplificando las prácticas de IT”.

Desde el punto de vista estrictamente financiero, debemos destacar también uno de los factores más atractivos y mencionados para la adopción de Cloud: el paso de Capex a Opex, es decir, la transformación de la estructura financiera de los recursos asociados a IT, pasando de elevadas inversiones de capital a costes operativos flexibles, escalables y ajustados a las necesidades actuales de cada negocio.

Ahorros en instalaciones físicas

Más allá de la reducción de costes directamente relacionada con la infraestructura IT, la decisión permanente o circunstancia temporal de tener a una parte del equipo trabajando en remoto también fomenta la optimización de costes asociados con la reducción de espacios de trabajo, así como con partidas de gastos tales como viajes, dietas y alojamiento.

Si te interesa este apartado, te invitamos a leer nuestro post anterior sobre el teletrabajo como estrategia empresarial y no como contingencia.

Consolidación de licencias de proveedores IT

El hecho de migrar nuestras soluciones on-premises a una única suite con todas nuestras aplicaciones de negocio puede ayudarnos a simplificar los procesos administrativos ligados a la multiplicidad de proveedores. El ejemplo más representativo es Microsoft 365, una solución desplegada al 100% en Cloud que incluye multitud de funcionalidades por las cuales muchas empresas están pagando actualmente a diferentes proveedores, cayendo en duplicidades de procesos y derroche de recursos.

Además, al migrar a Cloud, no solo consolidamos el coste de las diferentes licencias, sino que eliminamos el tiempo que nuestro equipo tenía que dedicar regularmente a ejecutar las actualizaciones de los sistemas del negocio.

Si quieres estimar la reducción de costes que tendría tu negocio al migrar tus aplicaciones a Cloud, solo tienes que contactarnos en info@ausum.cloud y comentaremos tu caso particular sin ningún compromiso.