Avatar

Ausum Cloud


09 Ene 2020

Las empresas tarde o temprano deben comenzar una migración a la nube pues será la única forma de ser competitivos en el mercado actual y garantizar la seguridad de sus datos y sistemas. Este cambio conlleva una serie de acciones que tienen unas consecuencias a tomar en cuenta antes de realizarlo, para así poder minimizar cualquier tipo de problema.

Una migración a la nube puede ser un proceso en el que surjan dificultades técnicas que deriven en un aumento de su coste económico.

Por todo esto, la mejor opción para realizar una migración segura a la nube, es contar con el asesoramiento y los servicios de una empresa especializada en el sector, con experiencia en este tipo de migraciones, que garantice un cambio exitoso, tanto a nivel técnico como económico.

Por qué migrar a la nube

Los beneficios de trabajar en la nube son tan importantes que las empresas poco a poco van comprendiendo la necesidad del cambio. El acceso a los datos, plataformas y aplicaciones desde cualquier lugar y a cualquier hora, los altos grados de seguridad que proporcionan las empresas proveedoras de la infraestructura y software como servicio, el ahorro económico, tanto en equipos hardware como en aplicaciones y licencias de software, etc., hacen imprescindible que las empresas que quieran ser eficientes y competitivas en el mercado actual, cambien su modelo de trabajo local, por uno en la nube (o al menos híbrido, combinando local y la nube).

Qué empresas deben migrar a la nube

A pesar de que en un principio parecía que el trabajo en la nube estaba destinado sólo para grandes corporaciones con muchos trabajadores, el auge de las tecnologías de la información y la comunicación ha propiciado que todas las empresas realicen la gran mayoría de sus procesos y comunicaciones por internet.

● Las grandes empresas. El ahorro en costos de hardware y software es muy evidente en este tipo de empresas, cuyas plantillas cuentan con un elevado número de trabajadores. Fueron las primeras empresas en empezar a utilizar la nube como su modelo de trabajo y de almacenamiento.

● Las pequeñas y medianas empresas. Poco a poco las pymes van migrando a la nube, para poder beneficiarse de todas las ventajas que ofrecen. Por ejemplo, los sistemas de seguridad que proporciona el proveedor del servicio en la nube, nunca podrían ser asumidos por pequeñas y medianas empresas, dado su elevado coste.

Cómo realizar una migración cloud segura

Para realizar una migración a la nube exitosa es necesario realizar una serie de pasos que requieren un estudio personalizado para cada empresa.

1.- Planificación ¿Go/No Go?

En esta primera fase, la empresa debe asesorarse por expertos en migración a la nube, para poder trazar un plan que vaya acorde a las necesidades de la empresa y decidir si debe realizarse la migración. Hay que definir qué procesos son necesarios migrar a la nube y cuales no son relevantes, o suponen un costo muy elevado. En esta fase es importante que intervengan los distintos departamentos de la empresa, e implicar al personal en el cambio que se va a realizar, ya que esto facilitará luego el proceso de ejecución.

Otros aspectos muy importantes a planificar son el tiempo necesario para implementar la migración, así como el coste que conlleva la misma. En algunos casos puede optarse por dividir la migración en distintas fases en el tiempo, para evitar problemas de operatividad o de falta de capital.

La planificación debe ser un proceso meticuloso que se rija únicamente por criterios profesionales y objetivos.

2.- Ejecución de la migración cloud

Una vez esté el plan de migración cerrado, se pasa a la fase crítica, que no es otra que la ejecución, donde se pone en marcha todo lo planificado, respetando tanto los tiempos como los presupuestos.

Es posible que durante la ejecución de la migración puedan producirse situaciones que no estaban previstas, como procesos que necesitan ser migrados, incompatibilidades de distinto software en la nube, etc. En estos casos, la ayuda de un equipo profesional evitará que el proceso de migración no concluya en éxito, ya que, por su experiencia y capacitación en la materia, encontrarán una solución para cada caso.

3.- Escalabilidad y mantenimiento

Una vez concluida la migración, es necesario disponer de un servicio de mantenimiento que monitoree y revise los distintos procedimientos y acciones, para garantizar que el trabajo en la nube se realice en condiciones óptimas.

La migración a la nube debe realizarse siempre pensando en un modelo escalable, que permita adaptarse a las necesidades cloud cambiantes de la empresa.

Migrar todo un sistema de trabajo y almacenamiento de datos de una empresa a la nube, es sin duda, un trabajo que requiere una gran planificación para que no afecte negativamente a la empresa. Una vez que todo el proceso haya concluido, la empresa dispondrá de una mayor seguridad, más agilidad en sus comunicaciones y procesos, mejor accesibilidad a sus sistemas y datos, y, en definitiva, será más eficiente y productiva.