Ausum Cloud


12 Jul 2022

En la actualidad, las empresas han mudado sus complejos ecosistemas de servicios y aplicaciones IT a la nube. ¿Con qué objetivo? Mejorar su eficiencia, reducir costes y acelerar el tiempo de comercialización. Sin embargo, tan solo si elegimos el cloud deployment model más adecuado a nuestras necesidades, seremos capaces de obtener todas las ventajas que ofrecen los recursos informáticos en la nube. 

Optar por el modelo de despliegue en la nube correcto es lo que realmente hará que un negocio pueda obtener una ventaja competitiva real. Si quieres conocer los distintos cloud deployment models existentes, conocer sus ventajas y desventajas o cuál es la mejor opción, en este artículo te lo contamos.  

¿Qué es el cloud deployment model y qué tipos existen? 

Los modelos de despliegue en la nube establecen como las empresas pueden hacer uso de los recursos informáticos cloud. Estos no solo permiten crear una estrategia de adopción de la nube, sino que también determinan factores tan importantes como los costes, la privacidad de los datos, la disponibilidad, la flexibilidad o la escalabilidad.  

Asimismo, el modelo de implementación en la nube define dónde reside la infraestructura para la implantación y quién tiene el control sobre esta. Por todos estos factores, elegir qué tipo de implementación en la nube es la que mejor se adapta a nuestras necesidades es sumamente importante. De esta forma, determinará el éxito o fracaso de nuestra migración.  

Cada cloud deployment model satisface distintas necesidades organizacionales, así que en realidad, no hay ningún modelo mejor que otro. Cada uno de ellos tienen una propuesta de valor y características diferentes. Por ello, es importante realizar un estudio previo de cada uno de ellos, así como de nuestras necesidades, resulta vital.  

¿Cuáles son los distintos modelos de despliegue en la nube? 

A continuación, vamos a analizar cuáles son los 5 modelos de Cloud Deployment más utilizados en la actualidad y cuáles son sus principales características. 

Nube pública 

La nube pública es el modelo de Cloud Computing que está obteniendo mayor éxito y está siendo la opción preferida por la mayoría de empresas. Se caracteriza porque el proveedor de Cloud Computing ofrece el servicio de forma pública y el cliente puede contratarlo directamente sin necesidad de establecer un acuerdo previo.  

Asimismo, las empresas no quedan atadas a los servicios contratados en la nube pública, evitando así el preocupante problema de dependencia del proveedor.  

El modelo de Cloud Pública se caracteriza por su gran flexibilidad. El cliente puede contratar los recursos informáticos en la nube que necesite en cada momento y no tiene que preocuparse de ninguna de las tareas de gestión y mantenimiento de la infraestructura. Además, esta modalidad es la más escalable y económica: el usuario puede aumentar o disminuir el número de recursos en función de sus necesidades.  

La nube pública ofrece una gran disponibilidad. Los recursos están siempre disponibles y el usuario no tiene que preocuparse de ninguna tarea de gestión. No obstante, el principal inconveniente de esta modalidad es que el usuario no tiene un control total sobre la seguridad de la información. Esto se debe a que los datos están alojados en servidores ajenos a la empresa.  

Nube privada 

La Cloud privada es la modalidad de Cloud Computing más segura, ya que el cliente tiene el control total sobre la gestión y mantenimiento de la infraestructura. En este modelo, el usuario contrata los recursos informáticos en la nube y los aloja en servidores internos de la empresa o en servidores gestionados por el proveedor de Cloud Computing.  

Asimismo, este modelo es el menos escalable, ya que el usuario tiene una infraestructura física limitada y no puede aumentar el número de recursos tan fácilmente como en la nube pública.  

Por otra parte, la cloud privada puede ser una solución más rentable a largo plazo, sobre todo cuando hablamos de grandes proyectos. No obstante, este modelo requiere una inversión inicial más elevada, ya que el usuario tiene que adquirir la infraestructura física necesaria para poder implantar la Cloud Privada.  

Cloud híbrida 

La Cloud híbrida se caracteriza porque combina los beneficios de la nube pública y la privada. En este modelo, el usuario puede alojar parte de sus recursos en la nube pública y parte en la nube privada.  

Así, el usuario tiene un mayor control sobre la gestión y mantenimiento de la infraestructura, pero también puede aprovecharse de la flexibilidad y escalabilidad que ofrece la nube pública. Sin embargo, esta opción acarrea un mayor coste en todos los sentidos: gestión, precio y mantenimiento.  

Nube multicloud 

La nube multicloud es un modelo de Cloud Computing en el que el usuario contrata los recursos informáticos en la nube a más de un proveedor. De esta forma, el usuario puede aprovecharse de las ventajas de cada uno de los proveedores y tener una infraestructura más robusta y segura.  

No obstante, este modelo requiere una mayor gestión por parte del usuario, ya que tiene que llevar el control de los recursos en la nube de varios proveedores. Asimismo, este modelo puede ser más costoso, ya que el usuario tiene que pagar a varios proveedores por los recursos en la nube.  

Cloud Community 

La Cloud Community es un modelo de Cloud Computing en el que varias empresas se unen para contratar los recursos informáticos en la nube. De esta forma, las empresas pueden aprovecharse de las ventajas de la Cloud Pública, pero también tienen un mayor control sobre la gestión y mantenimiento de la infraestructura.  

¿Cómo elegir Cloud Deployment Model y por qué la nube pública? 

Existen diversos factores que debemos tener en cuenta antes de elegir nuestro cloud deployment model, algunos de los más importantes son: 

  • Presupuesto 
  • Nivel de control 
  • Escalabilidad y flexibilidad 
  • Gestión y mantenimiento 
  • Necesidades 
  • Servicios 
  • Seguridad 
  • Disponibilidad 

En este sentido, el modelo de despliegue de la nube pública está indicado para todo tipo de empresas que necesitan una gran escalabilidad y flexibilidad. Así, el usuario puede aumentar o disminuir el número de recursos en función de sus necesidades. Su bajo coste recurrente y la nula inversión inicial, así como su innumerable número de servicios, hace que la nube pública sea ideal para todo tipo de proyectos. 

A pesar de no disponer de un control total como en la nube privada, la seguridad de nuestros datos está más que asegurada. Asimismo, no deberemos preocuparnos de la gestión y mantenimiento de nuestra infraestructura en la nube. Por otro lado, si en alguna ocasión necesitamos un mayor control sobre servicios más críticos, siempre podremos optar por un modelo híbrido, gracias a la fácil migración que ofrece la nube pública.  

Desde Ausum Cloud promovemos el uso de la nube pública como una solución que permite satisfacer la mayoría de las necesidades, tanto en pequeños proyectos como para los más grandes. Si necesitas un partner tecnológico que te acompañe en tu migración a la nube pública, no dudes en contactar con nuestro equipo de expertos.