Avatar

Ausum Cloud


13 Mar 2019

Estamos construyendo un mundo de datos. En tan solo un segundo, se mueven por la red casi 68.000 GB de información. Se mandan más de 8.000 tuits. Y se hacen 72.000 búsquedas en Google (según InternetLiveStats). El poder está en los datos, en el análisis de big data y el desarrollo de business inteligence. Pero desentrañar ese poder puede suponer retos de infraestructura y gastos inasumibles para muchas empresas. Big data y cloud computing se dan la mano para democratizar el acceso a la inteligencia de negocio.

Big data y cloud computing

En el planeta ya hay más personas conectadas a internet que sin acceso a la red. Además, 17.000 millones de objetos ya están conectados a Internet de las Cosas. Las cantidades de datos que mueven personas y cosas se han disparado y seguirán creciendo a un ritmo acelerado durante los próximos años. El análisis de esa información abre las puertas a un conocimiento hasta ahora oculto y que permite a las empresas tomar decisiones más inteligentes (basadas en datos en lugar de en intuiciones) y ser mucho más eficientes.

Una de las grandes barreras para utilizar tecnologías de big data es contar con la potencia de procesamiento y el almacenamiento necesarios para manejar esos volúmenes de datos. A nivel local, pocas organizaciones pueden permitirse la infraestructura necesaria. Sin embargo, servicios de nube pública como Amazon Web Services (AWS) o Microsoft Azure han creado en la unión de big data y cloud computing una vía de acceso al análisis de datos flexible y económica.

Además, los servicios cloud no solo ponen la potencia tecnológica, sino que cuentan con todas las herramientas necesarias para adentrarse en el big data. Diferentes arquitecturas de bases de datos o software de análisis y machine learning, además de multitud de tutoriales y recorridos formativos están al alcance de las empresas, sea cual sea su nivel de entrada.

Inteligencia de negocio en la nube

Obtener valor comercial del big data depende en gran medida de las capacidades de la compañía para capturar, almacenar y procesar datos, provengan de fuentes propias (dispositivos móviles o sensores) o de terceros. Contar con infraestructura cloud, disponible bajo demanda, simplifica estos tres procesos y reduce considerablemente los costes frente a tener infraestructuras propias.

De acuerdo con el informe El enfoque basado en la cloud para obtener valor comercial de Big Data, desarrollado por 451 Research y AWS, estas son las grandes ventajas del cloud computing y de desarrollar la inteligencia de negocio en la nube.

  • Mayor rapidez de comercialización, acelerando y mejorando la toma de decisiones.
  • Menor coste total o TCO (del inglés Total Cost of Ownership) de las operaciones.
  • Reducción de los costos generales de administración y operativos.
  • Mayor agilidad de los desarrolladores, reduciendo los tiempos entre concepto, implementación y producción.
  • Nuevas oportunidades de ingresos gracias a las oportunidades derivadas del análisis de datos y la inteligencia de negocio en la nube.

Además, la tecnología de big data en la nube permite el acceso instantáneo a la infraestructura de procesamiento y capacidad de almacenamiento virtualmente ilimitada, su uso en función de la demanda con altos niveles de flexibilidad y escalabilidad y mejorar en la seguridad de la información (así como una serie de garantías de cumplimiento de la legislación de protección de datos).

Por último, la gestión centralizada de los datos en la nube permite a cualquier persona autorizada acceder a la información desde cualquier lugar y dispositivo, posibilitando la toma de decisiones basadas en datos en tiempo real. En definitiva, obtener, analizar e interpretar datos de negocio de forma sencilla, rápida, flexible y económica.

Imágenes | Unsplash/Stephen DawsonNASArawpixel  

 [JF1]Enlace interno a post de RGPD